jueves, 24 de junio de 2010

Aun sigo siendo un tuerto

Estoy aqui y nadie me afirma que exista.. me contaron que mi sombra es prestada
que al reflejo lo tome de uno tirado.

Mi pecho tirita cuando lo estoy por decir,
y me desmayo al abrir los ojos.
La boca se seca, los dientes no muerden,
la voz no acaricia siquiera las palabras
aún cuando las dejan cerca mio.
No puedo irme...
no atravieso la obscuridad,
y en la luz resbalo.
A cada paso una sonrrisa,
tan larga como mi tenue llanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Miel a tus oidos

Powered by eSnips.com