lunes, 9 de abril de 2012

Era todo lo que tenía

Apenas dejaban asomar algunos rayos de sol
entre aleteos sus plumas en el aire movían la luz.
Observaste mis ojos fijos hacia un manto azul.
La música retomaba sus entre bemoles y sostenidos
despertando el sonido en un recuerdo.
Llamaba te, no sé, al cabo de un tiempo observé tus pasos,
eran así mis manos contigo, a como el cielo en mis ojos.
Entraba el aire, apenas salía algo, no era la intención
retener todo a mi paso,
cortando sílabas entre las sogas de mis dedos.
Voces en maderas, rebotando levemente con las hojas
que me dijiste, iban a caer.
Ya estaba preparado. Solo junté algunas hierbas en el suelo
para desenganchar mi sombra,
aplaudí la música con una sonrisa
y me retiré del sueño, para regalártelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Miel a tus oidos

Powered by eSnips.com