sábado, 4 de abril de 2009

De aquella vez

Nos equivocamos y pagamos el precio,
y que si nos equivocamos en busca de nuestra felicidad?,
por que undirse en el intento?,
bajar a los infiernos para emerger como héroe,
asi como toma impulso un atleta para saltar a lo lejos,
nunca lo entendemos antes,
y aveces no es arena donde queremos dejar la marca,
perdemos cosas en el recorrido
y pobre del que vuelve para buscarlas,
es brutalmente castigado
en todo caso, las cosas se siguen moviendo
nosotros movidos por la inersia
nos detienen, bruscamente,
gritamos, suspendidos en los vandidos recuerdos
de aquellos aparecidos en la mente
y sin buscarle razon nos soltamos,
estabamos cansados, ebrios, desvanecidos
lejos del hogar, aislados, comprometidos, asustados
pero eramos nosotros, en tiempos asi es dificil fingir
y como? si la palidez en la piel empaña todo calor en el aire
sientes tambores, se escuchan gorriones,
y encuentras una planta erguida sumergida en el suelo
la alimentas con el poco sudor que te queda y tratas de no taparle la luz,
aun sin tu desgarrado reflejo te ocupas de esa pobre vida que te identifica
renuevas renovando
buscando tus raices... encuentras tu hoy.
Motivate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Miel a tus oidos

Powered by eSnips.com